Mexicana crea aplicación para que jóvenes indocumentados puedan estudiar

Sarahí Espinoza Salamanca se graduó de escuela secundaria pensando que como estudiante indocumentada no podría ir a la universidad.

“Me di cuenta que por mi estatus migratorio no iba a poder aplicar para FAFSA (Solicitud Gratuita de Ayuda Federal para Estudiantes) o las becas a las que aplicaban mis amigos porque yo no tenía número de seguro social. Me di cuenta que por mi estatus las oportunidades iban a ser limitadas”, explica Sarahí, quien ha vivido en California desde que llegó de México en 1993.

Según la oficina Federal Student Aid del Departamento de Educación, los estudiantes indocumentados no tienen derecho a recibir ayuda federal aunque pueden ser elegibles a subvenciones del estado, la universidad y ciertas becas de organizaciones privadas o sin fines de lucro.

A ese panorama se agrega que los estudiantes indocumentados no cualifican de la matrícula reducida para residentes del estado y por ello deben pagar una matrícula costosa como estudiantes internacionales de “no residente del estado” (out-of-state tuition).

Para ella quedaba claro que los estudiantes indocumentados deben tener el mayor acceso a las diversas ayudas disponibles para que puedan completar sus estudios.

Con la creación de la aplicación Dreamer’s Roadmap, Sarahí usó su relato personal como fuerza para impulsar un proyecto que busca que estudiantes indocumentados tengan acceso a ayuda económica para sus estudios.

“A través de esta aplicación quiero ayudar a los estudiantes para que vean que hay recursos financieros y para darles ese ánimo”, expresa quien defiende que aunque no hayan recursos suficientes, es clave seguir el camino. Que sigan soñando, que su situación financiera no les limite sus metas universitarias, añade.

“Creé esta aplicación para que no se repita mi historia”, expresa la joven a la que este año la revista Forbes incluyó en su lista de “30 Under 30″.

Su clave, eso sí, ha sido la curiosidad, moverse hasta conseguir la información necesaria para continuar.

“Tenemos mucha gente que no cree en nosotros, que creen que podemos llegar solo hasta cierto punto. No se crean eso, puede superarse si se juntan con la gente correcta”, subraya Sarahí.

La inquietud es importante. Al menos su historia da fe de ello. Sarahí fue finalista el año antepasado de la competencia Voto Latino Innovators Challenge y al conseguir el primer lugar obtuvo como premio $100,000 para hacer Dreamer’s Roadmap.

Para Sarahí, el contar con mentores es esencial para que los estudiantes indocumentados puedan lograr esos estudios superiores tan necesarios en el mundo de hoy.

“No he llegado aquí sola, especialmente para estudiantes indocumentados, un internado, o simplemente que nos impulsan para estudiar y creer en uno mismo”, es importante contar nuestras historias porque uno nunca sabe quién puede ayudarnos con trabajo, asegura.

En este país, solo a través de los estudios uno puede ayudar a sus familias a salir de la pobreza, asegura Sarahí. Lo expresa convencida de que estudiar ha sido su clave así como lo puede ser para tantos otros independientemente de su estatus migratorio.

http://www.dreamersroadmap.com/