Recomendaciones de lectura mexicana (parte 1)

La literatura mexicana es una de las más multifacéticas y prolíferas del idioma español, donde confluyen diferentes creencias y culturas de pueblos originarios y colonos. Han sido muchos los escritores que se animaron a narrar diferentes historias en torno a esta tierra y sus misterios, pero solo algunos de ellos han llegado a conmover a los lectores, al punto de convertir sus obras en libros de culto.

1. “El laberinto de la soledad” – Octavio Paz

“En todas sus dimensiones, de frente y de perfil, en su pasado y en su presente, el mexicano resulta un ser cargado de tradición que, acaso sin darse cuenta, actúa obedeciendo a la voz de la raza…” Octavio Paz

En la historia de la literatura hispanoamericana se trata de la prosa ensayística más importante de este siglo, la que ha influido más en el pensamiento y en la literatura de lengua española y la que más ha resonado en los de otras lenguas. En el contexto intelectual hispánico, pertenece a la tradición del ensayo de identidad nacional.

  1. Balún-Canán” – Rosario Castellanos

En maya antiguo (Balunem K’anal) significa “nueve estrellas”.  Novela que relata una serie de sucesos cotidianos que tienen lugar en un poblado chiapaneco cercano a Guatamela, Balún-Canán. En medio de la tensión en que coexisten dos mundos opuestos -el del hombre blanco y del indio chontal- se mueven diversos personajes en cuya vida se refleja una lucha dramática y ancestral entre dos razas.

  1. El Testigo” – Juan Villoro

Premio Herralde de novela 2004. Julio Valdivieso, intelectual mexicano emigrado a Europa, profesor en la Universidad de Nanterre, vuelve a su país después de una larga ausencia. El PRI ha perdido al fin las elecciones y se inicia un peculiar periodo de transición; pero ésta vuelta a un presente muy distinto del que dejara cuando se fue, se convertirá en una oportunidad de descifrar su pasado, el de su familia, el de su país, en una novela que despliega su trama como un inquietante mecanismo de precisión.

  1. Pedro Páramo” – Juan Rulfo

Pedro Páramo es la historia de un pueblo que, sometido al poder despótico del cacique Pedro Páramo, ha quedado reducido a cenizas. Cuando Juan Preciado, protagonista de la novela e hijo de Pedro Páramo, llega a Comala, movido por el deseo de conocer a su padre, se encuentra con la cara más amarga del abandono y la desolación. Y es que, en realidad, en Comala ya no queda nadie, sólo lamentos y quejas; las ánimas de los muertos que murieron sin saberlo.

  1. Las batallas en el desierto” – José Emilio Pacheco

Desarrollada durante el año de 1948, cuenta la historia de un niño de clase media llamado Carlos, habitante de la Colonia Roma, en la Ciudad de México. La novela está narrada en primera persona, cuando Carlos ya es un adulto que narra sus experiencias. La historia de Carlos se ve enmarcada en su contexto social y político. Describe los problemas del gobierno de Miguel Alemán, la influencia en la cultura pop proveniente de Estados Unidos, así como la moral ambivalente del México de los años 40.